Al mercado

Como es de costumbre los fines de semana en muchas ciudades del mundo, si te das un paseo por la mañana (con un café en mano) por los mercados locales seguro que hallas un tesoro único, ya sea ropa, mobiliario, una crema de cara, las posibilidades son infinitas. Ibiza con sus raíces bohemias, residentes vanguardistas y cultura creativa también te ofrece mercadillos durante todo el año haciendo que los fines de semana sean igual de interesantes.

Déjanos revelarte los preciosos secretos de la isla…

1.    Las Dalias

El legendario mercadillo hippie de Ibiza es de visita obligatoria durante el verano, pero lo que pocos saben es que permanece abierto cada sábado durante todo el año, incluyendo dos semanas por la noche en Navidades. Durante el invierno el mercadillo ofrece los mismos productos artesanos, ropa, joyas, arte y mucho más… además se inunda de los rayos del sol (¡aunque puede que necesites ponerte la bufanda!) y su restaurante es el lugar perfecto para repostar energía con sus deliciosas tapas después de una sesión de compras.

2.    Cala Llenya

Este mercadillo, abierto todos los domingos del año y a pocos metros del aparcamiento de Cala Llenya al norte de Ibiza, está repleto de ex hippies vendiendo sus posesiones, incluyendo abrigos de piel, joyas, vinilos originales, mobiliario antiguo y magnífico arte. Llega pronto para hacerte con las gangas y luego, a la hora del almuerzo, asegúrate de ser el primero en la cola para su legendaria paella gigante.

3.    Mercado Artesano Plaza del Parque

Mientras se pone el sol sobre la plaza más encantadora y concurrida de Ibiza ciudad, los artesanos de la isla empiezan a montar sus puestos, con una gran variedad de joyería, arte y artesanía decorando la plaza cada sábado por la noche. Desde anillos y collares originales a esculturas de madera, bufandas tejidas a mano y mucho más, cada hallazgo es único y hecho con cariño aquí mismo en la isla blanca.

4.    Mercadillo Hippy de Sant Joan

Paz y Amor lo son todo los domingos por la mañana en la plaza del pueblo de Sant Joan. A esto añádele café y pasteles ecológicos, artículos de piel, libros de segunda mano y ropa vintage, y ¡te habrás topado con la reunión más auténtica de personajes bohemios de Ibiza!

5.    Sant Jordi

Uno de los mercadillos más emblemáticos durante el fin de semana en la isla, Sant Jordi es para los ibicencos un punto de reunión más que un punto de venta. Desde las ocho de la mañana cada sábado (más pronto en verano y más tarde en invierno), los residentes venden sus posesiones no deseadas al son de los percusionistas locales y al sabor de los churros, en una polvorienta pista de carreras de hípica. El primero que llegue, será el que salga mejor vestido…