Ahora y antes: Desde corrales a preciosas habitaciones

Cuando los propietarios de Cas Gasí, Margaret y Luís, decidieron transformar su hogar familiar en un hotel boutique, era esencial expandir la vieja finca para acomodar a su número deseado de clientes.

Aunque las habitaciones y espacios existentes se renovaron en el proceso, también hubo otra zona interesante de la casa que fue totalmente transformada y recibió una nueva razón de ser… ¡Os sorprenderá su precioso y elegante resultado!

¿Sabes? Cas Gasí, antes de que sus propietarios tomaran las riendas, había sido el hogar de fornidos caballos de granja. Y como podrías esperar, después de un día duro de trabajo en la granja, estos caballos se guardaban en los establos, que estaban pegados a la casa. ¿Te lo imaginas?

Margaret y Luís tuvieron una visión de futuro y cuando empezaron con la expansión del hotel, la funcionalidad de unos establos en desuso como habitaciones era cada vez más obvia. Y aunque la idea de dormir en un establo no suene muy romántica, las habitaciones cerca de la pequeña zona de piscina que ocupan ahora su lugar son las más maravillosas del hotel para pasar la noche… o el día.