Darse un Chapuzón Ecológico

A lo largo de los años, el hotel Cas Gasi se ha convertido en un lugar reconocido por todo el mundo por buscar nuevas formas de incorporar sistemas innovadores y ecológicos al funcionamiento cotidiano del hotel. Los dueños de Cas Gasi, Margaret y Luis, siempre han dado importancia a la conservación y protección del medio ambiente y asimismo sus huéspedes, viajeros del mundo, que comparten esa preocupación. Por todo ello, no se encuentran productos químicos agresivos en las preciosas aguas de las piscinas del hotel.

Las piscinas se limpian usando componentes especiales de sal que de ninguna manera hacen el agua salada, sin embargo, crean una reacción orgánica que limpia el agua de forma similar a la del cloro – pero de forma completamente natural y sin efectos negativos.

En 2014, la pareja quiso ir más allá en sostenibilidad e instalaron paneles solares especiales que hacen que en los meses más fríos el agua esté unos grados más caliente debido al poder del radiante sol ibicenco. Un largo y tranquilo baño en la piscina nunca hará daño a la piel ni al pelo por ese proceso natural desinfectante (aunque si que hace falta usar protección solar para la piel!). El sistema es un circuito cerrado y no solo ayuda a proteger el entorno local sino también ahorra agua valiosa.

Los niños no suelen ser tan conscientes a la hora de la sostenibilidad, pero ciertamente saben mucho de disfrutar bajo el sol, y por eso la piscina de niños de Cas Gasi fue concebida para que los niños puedan jugar y disfrutar todo el día sin molestar a los otros huéspedes que vienen en busca de tranquilidad. A los pequeños huéspedes del hotel les encanta reinar en su propio trozo del paraíso – mientras los adultos disfrutan de su tiempo de respiro y de relajarse en paz. Esto, junto con explorar los extensos jardines vallados de la propiedad, da mucho de si.