Desde la cocina Cas Gasi – greixonera de Cati

Muchas culturas de todo el mundo han desarrollado recetas que utilizan los sobrantes de días anteriores. Es sólo en la historia reciente que tenemos tal abundancia de productos que  nos permitimos el lujo de ser menos ahorrativos, aunque es una profunda satisfacción dar con una receta para preparar un plato exactamente como la abuela, sin desperdiciar nada y creando una delicia en el proceso.

Tradicional de las Islas Baleares, la greixonera es una de esas recetas. Llamada por el nombre de la cazuela de barro en donde se cuece, la greixonera es parecida al pudin británico “Bread and Butter”. Hecho con las ensaimadas (pan dulce tradicional) del día anterior, huevos, leche y canela, cada familia tiene su propia receta y método,  que nunca será revelado a extraños. Habitualmente se elaboraba la greixonera para celebraciones familiares, tal vez un cumpleaños, bautizo o primera comunión. Actualmente, sin embargo, sería impensable esperar a una celebración para disfrutar de esta especialidad local, y la greixonera  ya está presente en buena parte de  menús  de toda la isla a diario.

Cati, encargada y ama de llaves de Cas Gasi, trajo la receta personal de su familia al hotel hace ya muchos años. Es una exquisita muestra de este postre tradicional, ligero y cremoso. Incluso después de todos estos años,  Cati todavía se niega a entregar la receta a nadie e insiste en hacer ella misma este postre cada vez que se requiere. Ayuda, por supuesto, el que los huevos vengan directamente de gallinas felices de Cas Gasi. Pero no hay duda de que hay algún secreto,  transmitido a través de generaciones de madres a hijas en la familia de Cati, que hace que esta Greixonera sea sin duda la mejor en la isla. Pero seguro que no ‘soltará prenda’,  y al igual que sus antepasados, ​​pasará el secreto a sus hijos cuando llegue el momento.

Mientras tanto, los huéspedes Cas Gasi pueden sentirse afortunados de poder probar esta deliciosa ración de historia ibicenca, así como de participar en mantener vivas las tradiciones familiares de Cati.